¡Restauramos un espejo!

Una de las primeras cosas que hicimos antes de mudarnos a nuestro nuevo hogar fué restaurar un antiguo y precioso espejo.

Nada más verlo supimos que queríamos conservarlo, aunque el estado del cristal del espejo no fuera óptimo, por su valor sentimental. Y en sólo tres sencillos pasos conseguimos restaurarlo y poder volver a disfrutar de él todos los días.

Y así es cómo lo hicimos:

1. Encintar el espejo por dentro por completo, para evitar que se manchara. Para hacerlo utilizamos cinta de carrocero.

2. Lijar todo el marco, sobretodo las zonas más castigadas y dónde puede haber más imperfecciones. Hay que conseguir que el marco esté lo más liso e igualado posible.

3. Pintar con un spray. Para hacer hay que dejar una distancia aproximada de 30-40cm entre el espejo y el spray, para que el color sea uniforme.

¡Importante! Hay que dejarlo secar en una superfície plana y en posición horizontal, para evitar que la pintura deje chorretones.
A continuación os dejo una galería del making of.

Espero que os haya gustado el post. ¡Y no olvidéis que la próxima semana empezamos con los posts navideños, con un montón de ideas DIY!
See you soon.

 

  

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s